English | Español | Català
Nubífero hacedor de e-books monoclic

De la página de Preguntas más frecuentes (PMF)

¿Funcionará en un dispositivo móvil como el iPad?
¡Sí!
¿Permite generar e-books para el Kindle de Amazon?
¡Sí! Mira los vídeos!)
¿Existe una extensión para WordPress?
¡Sí!

Respuestas en: Preguntas más frecuentes

Bookmarklet

Instalación

Marca o desmarca las siguientes opciones:

Formato:

( )

En el modo inmersivo, se eliminarán los enlaces, no se ofrecerá la posibilidad de conservar las imágenes ni se indicará dónde había imágenes o vídeos.

Y luego arrastra el logo de dotEPUB a la barra de marcadores de tu navegador. ¡Y eso es todo!

(Si tu navegador no permite arrastrar, prueba la instalación manual.)

Uso

Visita una página web de un artículo que quieras guardar o transferir a tu e-reader. Simplemente pulsa el marcador dotEPUB de la barra de tu navegador.

Para obtener mejores resultados, usa la versión para imprimir de la página web (visita la página de Preguntas más frecuentes para más respuestas).

¡Mira los vídeos!

iPad, iPhone y iPod Touch

Visita esta página con tu dispositivo para ver las instrucciones de instalación y uso.

Extensión

Google Chrome

Instalar | Mira los vídeos

Mozilla Firefox

Instalar | Mira los vídeos

Apple Safari para Mac

Instalar | Mira los vídeos

Tu navegador actual no es ni Google Chrome ni Mozilla Filefox.

Widget

Guarda como e-bookConsigue el widget dotEPUB para tu sitio web. Ayuda a tus seguidores a leer tu contenido donde y cuando quieran.

Donativos

Si, después de probar dotepub, todavía te gusta, por favor considera hacer un donativo. Tu ayuda nos permite continuar su desarrollo.

dotEPUB es software en la nube que te permite convertir cualquier página web en un e-book.

Para los consumidores de contenidos (lectores), hemos desarrollado un bookmarklet para navegadores modernos (de escritorio o móviles). Y, si eres usuario de Chrome, Firefox o Safari para Mac, puedes instalar la extensión de dotEPUB en tu navegador.

Para los productores de contenidos (editores, autores), ofrecemos Creator y un widget. Creator te permite hacer un e-book a partir de un texto tuyo. El widget ayuda a tus usuarios a obtener el contenido de tu sitio web en forma de e-book (consulta los consejos para webmasters). Y si tienes un blog, disponemos de una extensión para WordPress que automatiza la inclusión de nuestro widget.

Para obtener resultados más personalizables, los desarrolladores pueden utilizar nuestra API (consulta la documentación).

Características

Descarga páginas web a cualquier dispositivo compatible con epub: e-readers, tablets, teléfonos inteligentes, netbooks, ordenadores de sobremesa...

Guarda ahora y lee inmersivamente luego (incluso fuera de línea) esos largos y profundos artículos que no tuviste tiempo de leer cuando navegabas.

Construye tu biblioteca personal de tus entradas de blog preferidas, noticias, etc.

Compatible con iPad, iPhone, iPod Touch, Sony Reader, Nook, iLiad, BeBook, Cool-er, CyBook, Alex eReader, Kobo eReader, Elonex eBook, eSlick, eClicto, Hanlin eReader, QUE ProReader, Papyre, Leqtor...

Por fin, contenido infinito para tu e-reader... ¡con un simple clic!

Y, como se trata de software en la nube, te beneficias de las mejoras de las versiones futuras sin tener que reinstalar nada.

Pruébame ahora

Instala el bookmarklet en tu navegador y construye un e-book a partir del texto de muestra que hay más abajo simplemente pinchando el bookmarklet instalado. O, si no estás preparado para instalar, prueba Converter.

Muestra de Doña Perfecta, de Benito Pérez Galdós

Cuando el tren mixto descendente, núm. 65 (no es preciso nombrar la línea), se detuvo en la pequeña estación situada entre los kilómetros 171 y 172, casi todos los viajeros de segunda y tercera clase se quedaron durmiendo o bostezando dentro de los coches, porque el frío penetrante de la madrugada no convidaba a pasear por el desamparado andén. El único viajero de primera que en el tren venía bajó apresuradamente, y dirigiéndose a los empleados, preguntóles si aquél era el apeadero de Villahorrenda. (Este nombre, como otros muchos que después se verán, es propiedad del autor.)

—En Villahorrenda estamos —repuso el conductor, cuya voz se confundía con el cacarear de las gallinas que en aquel momento eran subidas al furgón—. Se me había olvidado llamarle a usted, señor de Rey. Creo que ahí le esperan a usted con las caballerías.

—¡Pero hace aquí un frío de tres mil demonios! —dijo el viajero envolviéndose en su manta—. ¿No hay en el apeadero algún sitio dónde descansar y reponerse antes de emprender un viaje a caballo por este país de hielo?

No había concluido de hablar, cuando el conductor, llamado por las apremiantes obligaciones de su oficio, marchóse, dejando a nuestro desconocido caballero con la palabra en la boca. Vio éste que se acercaba otro empleado con un farol pendiente de la derecha mano, el cual movíase al compás de la marcha, proyectando geométrica serie de ondulaciones luminosas. La luz caía sobre el piso del andén, formando un zig-zag semejante al que describe la lluvia de una regadera.

—¿Hay fonda o dormitorio en la estación de Villahorrenda? —preguntó el viajero al del farol.

—Aquí no hay nada —respondió éste secamente, corriendo hacia los que cargaban y echándoles tal rociada de votos, juramentos, blasfemias y atroces invocaciones que hasta las gallinas escandalizadas de tan grosera brutalidad, murmuraron dentro de sus cestas.

—Lo mejor será salir de aquí a toda prisa —dijo el caballero para su capote—. El conductor me anunció que ahí estaban las caballerías.

Esto pensaba, cuando sintió que una sutil y respetuosa mano le tiraba suavemente del abrigo. Volvióse y vio una oscura masa de paño pardo sobre sí misma revuelta y por cuyo principal pliegue asomaba el avellanado rostro astuto de un labriego castellano. Fijóse en la desgarbada estatura que recordaba al chopo entre los vegetales; vio los sagaces ojos que bajo el ala de ancho sombrero de terciopelo viejo resplandecían; vio la mano morena y acerada que empuñaba una vara verde, y el ancho pie que, al moverse, hacía sonajear el hierro de la espuela.

—¿Es usted el señor don José de Rey? —preguntó echando mano al sombrero.

—Sí; y usted —repuso el caballero con alegría— será el criado de doña Perfecta que viene a buscarme a este apeadero para conducirme a Orbajosa.

—El mismo. Cuando usted guste marchar... La jaca corre como el viento. Me parece que el señor don José ha de ser buen jinete. Verdad es que a quien de casta le viene...

—¿Por dónde se sale? —dijo el viajero con impaciencia—. Vamos, vámonos de aquí, señor... ¿Cómo se llama usted?

—Me llamo Pedro Lucas —respondió el del paño pardo, repitiendo la intención de quitarse el sombrero— pero me llaman el tío Licurgo. ¿En dónde está el equipaje del señorito?

—Allí bajo el reloj lo veo. Son tres bultos. Dos maletas y un mundo de libros para el señor don Cayetano. Tome usted el talón.

Un momento después señor y escudero hallábanse a espaldas de la barraca llamada estación, frente a un caminejo que partiendo de allí se perdía en las vecinas lomas desnudas, donde confusamente se distinguía el miserable caserío de Villahorrenda. Tres caballerías debían transportar todo, hombres y mundos. Una jaca, de no mala estampa, era destinada al caballero. El tío Licurgo oprimiría los lomos de un cuartago venerable, algo desvencijado aunque seguro, y el macho cuyo freno debía regir un joven zagal de piernas listas y fogosa sangre, cargaría el equipaje.

Antes de que la caravana se pusiese en movimiento, partió el tren, que se iba escurriendo por la vía con la parsimoniosa cachaza de un tren mixto. Sus pasos, retumbando cada vez más lejanos, producían ecos profundos bajo tierra. Al entrar en el túnel del kilómetro 172, lanzó el vapor por el silbato, y un aullido estrepitoso resonó en los aires. El túnel, echando por su negra boca un hálito blanquecino, clamoreaba como una trompeta, al oír su enorme voz, despertaban aldeas, villas, ciudades, provincias.

Aquí cantaba un gallo, más allá otro. Principiaba a amanecer.

Notas de la versión (motor de conversión v. 0.8.14)

  • La versión 1.06 o superior de dotEPUB para Chrome y Firefox, la versión 1.3 de dotEPUB para Safari y los bookmarklets y los widgets instalados después del 9 de junio del 2014 permiten convertir páginas seguras, pero primero debes incluir https://dotepub.com como sitio de confianza en tu navegador.
  • El bookmarklet de dotEPUB funciona en iPad/iPhone/iPod Touch: visita este sitio web usando tu dispositivo para obtener las instrucciones de instalación.
  • dotEPUB no funciona en versiones de Microsoft Internet Explorer anteriores a la 10.
  • La extensión de dotEPUB para Safari no funcionará correctamente en Safari para Windows. Tan sólo se ha probado en Safari 7.
  • Algunos navegadores no permiten arrastrar bookmarklets. Por favor, sigue las instrucciones de la sección sobre instalación manual.

Síguenos en Twitter   —   También estamos en  G+

Algunos artículos destacados sobre dotEPUB (en ningún orden en particular)

Renuncia

Este software se distribuye «TAL CUAL», SIN GARANTÍAS O CONDICIONES DE NINGÚN TIPO, ya sean expresas o implícitas.